Alcobenda rindió homenaje a los Mayores en el que se reconoció a los tres pobladores mucho más viejos del concejo

Alcobenda rindió homenaje a los Mayores en el que se reconoció a los tres habitantes más antiguos del municipio

Ayer, en el contexto de la Semana de las Personas Mayores de Alcobendas, se festejó el clásico Homenaje a las Personas Mayores. La gala estuvo apuntada por el mago Murphy y también incluyó un musical de la década de 1970 de Vintage Band.

Entre los instantes mucho más apasionantes y expepcionales fue la distribución por la parte del teniente de alcalde, Rafa Sánchez Acera, y la concejala de Mayores, Inma Puyalto, de un galardón a los tres pobladores mucho más viejos del concejo, uno por cada distrito.

Felipa Díaz, vecina del Distrito Centro, era la mayor de los tres. Termina de cumplir 101. Natural de las Arenas de San Juan, en Localidad Real, en el seno de una familia campesina, debió ver de qué forma su novio y futuro marido, Florencio, se iba adelante. Cuando sus 4 hijos abandonaron la vivienda familiar, ella y su marido se mudaron a Alcobendas. Con los años la familia medra y está cercada de 12 nietos y 14 bisnietos. El día de hoy tiene enormes esperanzas de entender cuando menos a su primer bisnieto.

Por edad, un el homenaje de ayer Le prosiguió Antonio Carrasco del Distrito Norte. Nació en Casaborabolela (Málaga) en el cuartel de la Guarda Civil donde vivían sus progenitores. De joven, Málaga fue bombardeada. A los 20 años ingresó al ejército y próximamente conoció a Emilia, con quien se casaría. Camionero de profesión, trabajó a lo largo de años en distintas compañías que trabajan en las rutas nacionales. Padre de 2 hijos, enviudó hace un par de años. Desde ese momento vive con su hija Ana en Fuente Pelea. A la edad de 100 años conduce en torno a ocho km todos y cada uno de los días y lo asegura con su reloj digital.

La mucho más joven de las tres era Luisa Ferre de Distrito Urbanizaciones. A sus 98 años, su niñez está relacionada a La Floresta, una masía de Barcelona donde vivió a lo largo de la Guerra Civil con su familia. Se formó en la escuela de economía y aprendió a tocar el piano. Algo excelente de las mujeres de su temporada es que era apasionado de los deportes. Un verano en Suances conoció a su porvenir marido, Alfonso. La separación fue instantánea y se casaron seis meses después. De su amor nacieron sus 2 hijas, Caridad y Rocío, quien por su parte tuvo cinco nietos que le brindaron nueve bisnietos. Vive con Alcobendas ya hace múltiples años, vive con su hija, Caridad, en La Moraleja y tiene “la fortuna” de poder gozar de su familia.

                Personas mayores

Fuente: CronicaNorte

#Alcobenda #rindió #homenaje #los #Mayores #reconoció #los #tres #pobladores #mucho más #viejos #del #ayuntamiento

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Bienvenidos a Comercio Alcobendas